Selecciona tu idioma

#CivitatisInsider: Enrique Espinel, COO de Civitatis
Civitatis

#CivitatisInsider: Enrique Espinel, COO de Civitatis

Vallisoletano de nacimiento y apasionado de los viajes, Enrique Espinel se incorporó al proyecto de Civitatis a finales de 2015, desempeñando desde entonces el cargo de COO: Chief Operating Officer.

Enrique, MBA y licenciado en Publicidad y Relaciones Públicas, ha vivido a lo largo de su vida en países tan diversos como Perú o Irlanda. Toda esta experiencia internacional le ha servido para aplicarla en su puesto en Civitatis, donde se encarga, entre otras tareas, de coordinar la expansión y el buen funcionamiento de la empresa a todos los niveles. ¡Vamos a conocer un poco más a Enrique!

Enrique en su viaje a la isla de Bali, en Indonesia

¿Cómo te definirías?

Me definiría como alguien sencillo e inconformista. Siempre hay algo (o mucho) por mejorar y aprender.

¿Cuál es tu función y puesto en Civitatis?

Me incorporé al proyecto de Alberto Gutiérrez (Fundador y CEO) hace 4 años y medio como Chief Operating Officer (COO), y desde entonces tengo el privilegio de liderar junto a él todas las operaciones de Civitatis.

¿Qué ocupa la mayor parte de tu jornada?

Mi principal objetivo siempre ha sido que la compañía siga creciendo de manera sostenida y sostenible como lo ha hecho desde el primer día. Para ello, mejorar e incrementar destinos y productos, optimizar la tecnología para simplificar la vida de clientes y partners, ampliar mercados o consolidar la marca son algunas de mis preocupaciones diarias. No obstante, mi principal ocupación y orgullo es haber creado el gran equipo que a día de hoy compone Civitatis trabajando junto a ellos para mantener la esencia y la excelencia que nos ha llevado a liderar la distribución online de tours y actividades en español.

Personalmente, mi familia y el deporte son mi prioridad. Gracias a mis dos pequeñas diablillas, Lucía (2 años y medio) y Chiara (6 meses), estoy aprendido a separar la parte personal de la laboral, aunque un proyecto tan dinámico y un sector tan divertido hacen que lo considere más una forma de vida que un trabajo. Creo que puedo llegar a ser pesado con las nuevas actividades que voy descubriendo en mis vacaciones.

 ¿De dónde eres? ¡Cuéntanos algo chocante de tu zona!    

Soy de Valladolid y… ¿Lo más curioso? Pues que a pesar de ser de interior tiene una playa de diez mil metros cuadrados, fue capital de España durante cinco años cuando tuvo entre sus vecinos más ilustres a Miguel de Cervantes mientras terminaba la primera parte de «El Quijote», aquí murió Cristóbal Colón y su catedral, de haberse completado totalmente, habría sido el mayor templo del mundo tras la basílica de San Pedro del Vaticano. Ah, y tiene el mejor tapeo del mundo.

¿Qué es lo que más te llamó la atención al mudarte a Madrid?

He vivido en 5 países diferentes a lo largo de mi vida y la anterior ciudad antes de instalarme en Madrid fue Lima (Perú), una ciudad espectacular de 10 millones de habitantes pero con un tráfico caótico y mucha contaminación.

Así que lo que más me llamó la atención fue su calidad de vida, oferta cultural y lo bien comunicada que está. Tan bien comunicada que a los 3 años regresé a vivir a Valladolid desde donde me traslado cada día a Madrid en tren de alta velocidad. 2.000 kilómetros semanales de tren que sin embargo son uno de mis momentos de mayor tranquilidad y concentración.

Enrique paseando en camello por el desierto de Merzouga

¿Cuántos países has visitado?

Suelo pensar más en los que me faltan, que son muchos, pero haciendo un recuento rápido diría que 35.

¿Cuál es tu país favorito?

Me quedaría con los paisajes de Patagonia, la gastronomía de Perú, los bazares de Marruecos, la hospitalidad de Bali, las playas de Maldivas… pero si tengo que elegir uno, España. Siento ser poco exótico pero la historia y diversidad que ofrece España como destino no la cambio por nada. Este año tan especial tenemos una gran oportunidad cada uno de nosotros para redescubrir nuestros países de residencia.

¿Cuál fue el primer país extranjero que visitaste?

Francia.

¿Y el primer gran viaje que recuerdes?

Chile.

¿Qué destinos has descubierto desde que nació Civitatis?

Uf, bastantes… Algunos como Fez, Ciudad de México, Bali, Atenas o Florencia no había tenido el gusto de conocerlos antes y me sorprendieron mucho.

¿Cuál es la anécdota más graciosa que te ha sucedido viajando?

Para compensarnos por un error en una actividad que no era de Civitatis (risas), nos organizaron por sorpresa una boda tradicional inca en un pueblecito cercano a Cusco con un auténtico chamán y todo el pueblo implicado vestido con su ropa tradicional. Y aunque al principio nos pareció un poco show, la verdad es que se lo tomaron tan en serio y con tanto respeto que es algo que siempre recomiendo. De hecho, hace poco repetimos la experiencia de las bodas tradicionales, en esta ocasión con una boda balinesa (esta vez sí que era de Civitatis) y fue aún más increíble. Lo que no nos perdonan nuestros amigos es que en España no hayamos celebrado boda y a estas no estén invitados.

 ¿Cuál es tu próximo destino Civitatis?

Ahora mismo no tengo viajes planificados. Este verano me quedaré en España viajando todo lo que pueda o lo que nos dejen. En todo caso, mi lista de destinos soñados vuelve a estar a cero desde que nacieron mis hijas. Quiero enseñarles todo el mundo.

¿Y tu destino Civitatis soñado?

África en general. Aún solo conozco Marruecos y destinos como Egipto, Túnez, Sudáfrica o Kenia me despiertan infinita curiosidad.

¿Qué actividad de Civitatis te mueres por hacer?

Una excursión por Tierra de Fuego en Ushuaia, un crucero por Borneo o la excursión al campo base del Everest desde Katmandú.

¿Free tour o tour de pago?

Free tour para ubicarme y conocer lo principal, tour de pago para profundizar.

¿Cuál es la mayor propina que has dado en un free tour y por qué?

15 euros en Berlín: no recuerdo un guía más apasionado por la historia de su ciudad.

¿Tours culturales… o de aventura y adrenalina?

Adrenalina, aunque depende del lugar.

¿McDonald’s y pizzerías o cocodrilo e insectos?

Cocodrilo, pero sin insectos. Cada vez me llama más el turismo gastronómico.

¿Viajar conectado o desconectar de todo?

Muy conectado.

¿A qué época de la Historia te gustaría viajar?

A la América precolombina. Me llaman la atención las culturas azteca y maya y sería especialmente curioso conocer el Imperio Inca recorriendo el Valle Sagrado y Machu Picchu en todo su esplendor.

¿A qué personaje célebre (vivo o muerto) te llevarías de pub crawl?

A mi ídolo y referente Rafa Nadal. Como buen aficionado al deporte no puedo dejar de hacer paralelismos entre deporte y empresa y, aunque el tenis no sea un deporte de equipo, Nadal, como buen líder, se encarga de recordar en cada entrevista la importancia de su familia y del equipo que tiene detrás para lograr sus éxitos con trabajo duro, constancia y humildad.

Enrique Espinel y su pareja disfrutando del Templo del Agua Pura Ulun Danu Bratan, en Indonesia

¿Peli y manta o cena y copas?

Una buena cena con amigos o familia creo que es algo que valoramos todos mucho ahora mismo. Incluso si la cena no es buena.

¿Yoga o running?

Running o cualquier deporte al aire libre.

¿Cine o teatro?

Cine, aunque el teatro siempre me deja buen sabor de boca.

¿Algún ritual antes de entrar a trabajar? ¿Y al salir?

El café al llegar es imprescindible. Al salir más que un ritual es un sprint para no perder el tren.

¿Cuál es tu canción más energizante?

Wake Me Up, de Avicii, y Hymn for the Weekend (Seeb Remix), de Coldplay.

¿Y la serie que te roba horas de sueño actualmente?

Chiara, y no es una serie… (Risas)

¿Tienes algún placer culpable?

Ninguno confesable.

Más en

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *