Selecciona tu idioma

Qué ver en las Azores
Europa

Qué ver en las Azores

En medio del Atlántico se encuentra un conjunto de nueve islas de origen volcánico pertenecientes a la Macaronesia. ¿Queréis saber qué ver en las Azores? En Civitatis os contamos todos los secretos acerca de este paraíso portugués.

Fumarolas, volcanes, lagos escondidos, bosques húmedos, gigantes cascadas y campos de lava os esperan en este archipiélago. Si queréis descubrir más, no dejéis de leer.

Un poco de historia

Paraje volcánico de la isla de Corvo, Azores.
Paisaje volcánico de Corvo.

Algunas teorías sitúan al archipiélago de las Azores como los restos de lo que fue la Atlántida. Se dice que el mismísimo Platón ubicaba la isla mística en esta localización. Cuenta la leyenda que los pueblos que habitaban Atlas eran muy adelantados a su tiempo y que construyeron las primeras pirámides del mundo. ¿Mito o realidad?

La historia contrastada narra que algunos capitanes portugueses, como Diogo de Silves o Gonçalo Velho Cabral, llegaron a las islas en torno a 1420. A partir de este momento, decenas de naves lusas navegaron hasta este paraje lleno de oportunidades. La mayoría de sus primeros pobladores eran de las regiones del Algarve y el Alentejo, pero después llegaron judíos, árabes, franceses y hasta Cristóbal Colón. ¿Sabíais que fue aquí donde aprendió la mayoría de sus conocimientos de cartografía? ¡Vamos a descubrir este tesoro de Portugal!

Islas occidentales

Cascadas de Ribeira do Ferreiro, las Azores.
Cascadas de Ribeira do Ferreiro, isla de Flores.

Flores debe su nombre a las miles de varas de oro que cubrían sus valles en el pasado, y a las hortensias que colorean las laderas en la actualidad. Para ver sus resquicios volcánicos tan solo tenéis que visitar la Reserva Florestal Natural do Morro Alto e Pico da Se o el lago Funda. Si os acercáis hasta el pozo de Ribeira do Ferreiro, veréis cómo multitud de cascadas emergen entre las rocas cubiertas de vegetación. ¡Os vais a enamorar!  

Corvo es la isla más pequeña del conjunto atlántico, y posee una montaña volcánica extinguida que alberga las lagunas de Caldeirão. Uno de los principales atractivos de esta ínsula son sus molinos de viento, levantados en el siglo XIX sobre los acantilados. Si no sabéis qué ver en las Azores, esta puede ser la opción ideal.

Islas centrales

Campos de cultivo de la isla de Terceira.
Extensos cultivos de Terceira.

En Terceira los cultivos verdes cubren todos los rincones y contrastan con los bellos edificios de Angra do Heroísmo, erigidos en piedra negra volcánica. Aquí también se encuentra la catedral del Santo Salvador, una construcción manierista del siglo XVI. No es de extrañar que su centro histórico se haya convertido en Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

La isla Graciosa tiene una extensión de 12,5 kilómetros de largo, que se ve trastocada por el macizo de Caldeira, un cono volcánico situado a poco más de 400 metros de altitud. También llaman la atención las casitas blancas de Vila da Praia y Santa Cruz da Graciosa, que se encuentran remarcadas por oscura piedra magmática. ¿Os preguntáis qué ver en las Azores? La piscina natural de Carapacho y sus cristalinas aguas os están esperando.

Sendero repleto de vegetación de São Jorge.
Sendero de la isla de São Jorge

São Jorge atesora un pico de mas de 1000 metros de altitud que se funde con la naturaleza macaronésica y grandes praderas nutridas por las continuas precipitaciones. Destacan también las fajas, planicies creadas por ríos de lava milenarios. ¡Os encantará el imponente contraste!

En la isla de Pico sobresalen la roca negra y las verdes llanuras y, sin duda, el volcán de 2351 metros que corona el paisaje. Si visitáis este edén terrestre, debéis probar su afamado vino y su queso con denominación de origen. ¿Sabíais que sus parajes vitivinícolas están declarados Patrimonio de la Humanidad?   

Faial es la ‘Blue Island’ azorina debido a la cantidad ingente de hortensias que decoran pueblos, campos y bordean carreteras. También posee un paraje lunar asombroso en el pico Capelinhos, creado por explosiones del pasado. Si no sabéis qué ver en las Azores, este puede ser un lugar ideal para empezar.

Paraje lunar de Faial, pico Capelinhos.
Paraje lunar de Faial.

Islas orientales

En una lista de qué ver en las Azores, no podía faltar la isla de São Miguel, la más grande de todo el conjunto insular. En ella se encuentra la laguna de Sete Cidades, un enclave protegido conformado por un doble lago enclavado en el cráter de un volcán inactivo. Lo más llamativo de estos curiosos acuíferos es la exuberante vegetación de laurisilva que los rodea. Si sois amantes de las aves, solo debéis alzar la vista para descubrir al camachuelo, una especie endémica en peligro de extinción. ¡Pero eso no es todo! La isla verde es conocida por sus amplias extensiones de campos de té. ¿Sabíais que son los únicos de Europa?

Lagunas volcánicas de Sete Cidades. Si no sabéis qué ver en las Azores, este es vuestro lugar.
Laguna de Sete Cidades, São Miguel.

La primera en ser poblada fue la isla Santa María, descubierta por Diego Silves en 1427. Tiene zonas de tierras sedimentarias donde se pueden encontrar fósiles marinos, algo poco común entre sus hermanas, que han sido cubiertas a lo largo de la historia por ríos de lava. En su capital, Vila do Porto, existen algunas ventanas y puertas manuelinas del siglo XV.

La ermita de Nossa Senhora dos Anjos es una visita obligatoria. Se cuenta que fue aquí donde Cristóbal Colón celebró una misa en 1439 en su regreso del Nuevo Mundo.

Con toda esta información, ¿ya sabéis qué ver en las Azores? Si la respuesta es sí, solo tenéis que hacer las maletas.  

Más en

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *