Universidad de Bucarest

Bucarest se ha convertido en los últimos años en una de las ciudades más visitadas del sureste europeo. La capital de Rumanía ha sabido conquistar a locales y turistas con su ambiente comercial y cultural. ¡Por algo la llaman “la pequeña París”!

La ciudad más poblada del país os recibirá con una amplia oferta turística. Historia, política y cultura se combinan en cada rincón de Bucarest para haceros partícipes de su pasado, reflejado en los antiguos palacetes burgueses del siglo XX y en los grandes edificios de la etapa comunista.

Un poco de historia

La leyenda cuenta que el nombre de Bucarest viene de un leñador llamado Bucur. Su prometida, Dâmbovita, rechazó la proposición de matrimonio de un príncipe y clavó en una roca la espada que este le había entregado, como prueba de su amor a Bucur. La piedra se convirtió en lago y tomó el nombre de ella, y la ciudad comenzó a llamarse Bucarest en honor a su amado.

Si algo ha influido en la arquitectura y la industria del país ha sido el régimen comunista, aunque en 1989 el descontento de los ciudadanos respecto a la política los llevó a rebelarse. Las huelgas y las protestas se sucedieron hasta que el presidente Ceausescu huyó del país.

Desde el 1 de enero de 2007, Rumanía forma parte de la Unión Europea. Se ha convertido en una ciudad de contrastes, en la que edificios de la época comunista se apoyan en arquitecturas neoclásicas y de Art Decó. Su herencia se percibe en cada calle, y lejos de intentar borrar su pasado, Bucarest ha decidido convertir su historia y tradición en un atractivo, contribuyendo a que la capital sea una ciudad de cultura, arquitectura, y uno de los lugares más especiales de los Balcanes.

¿Qué ver en Bucarest?

Castillo de Bran

En la antigua frontera entre Transilvania y Valaquia se puede visitar el Castillo de Bran, popularmente conocido como el Castillo de Drácula. Su historia, que comienza con su construcción en el año 1388; estrechos pasadizos, muebles medievales y la novela de Bram Stoker sobre el vampiro más famoso del mundo han convertido esta fortaleza en la más visitada de Rumanía.

Castillo de Drácula

Castillo de Bran

Castillo de Peles

3.200 metros cuadrados de superficie, 160 habitaciones y siglos de historia hacen del Castillo de Peles uno de los lugares más turísticos del país. Construido por el Príncipe Carlos entre 1875 y 1915, acoge en la actualidad a visitantes de todo el mundo que quieren conocer desde dentro este emblemático lugar, marcado por la historia, el arte y la naturaleza. ¡Cómo un cuento de Disney!

Castillo de Peles

Castillo de Peles

Museo Satului

En este centro etnográfico, también conocido como el Museo de la Aldea, se puede viajar al pasado para conocer el modo de vida de las diferentes zonas de Rumanía a lo largo de la historia. Formado por 340 construcciones al aire libre, se pueden explorar casas, granjas y molinos. El Museo Satului es uno de los más emblemáticos de Rumanía, y la mejor forma de recorrer diferentes aldeas rumanas sin dejar Bucarest.

Museo de la Aldea

Museo Satului

Palacio del Parlamento Rumano

La sede de las dos cámaras del Parlamento rumano, el Palacio del Parlamento, corona la cima de la colina Spirii con una superficie de 365.000 metros cuadrados. En pleno centro histórico descubriréis esta imponente construcción, el segundo edificio más grande del mundo solo por detrás de El Pentágono estadounidense. ¿Sabíais que su construcción implicó la demolición de algunas zonas históricas de la ciudad?

Palacio del Parlamento

Palacio del Parlamento

Templo Coral

Una de las sinagogas más grandes de Rumanía, ¡en el centro de Bucarest! El Templo Coral, con su fachada de ladrillos amarillos y rojizos al más puro estilo arabesco, es el lugar perfecto para conocer la tradición judía de Bucarest. Es una de las pocas que se mantiene activa, y una prueba del rico patrimonio que alberga la capital rumana.

Templo Coral

Templo Coral

Mansión Ceausescu

Si os interesa la historia de los que sin duda son los protagonistas de la historia política de Rumanía, podréis adentraros en la Mansión Ceausescu, la que fuera residencia del líder comunista del país y de su esposa Elena. También conocido como el Palacio Primaverii, en su interior se puede apreciar el lujo y la ostentación que rodeaban al que durante años fue el matrimonio más poderoso del país.  ¡Incluso la piscina está decorada con mosaicos!

Mansión Ceausescu

Mansión Ceausescu

Saboreando Bucarest

Los contrastes de Bucarest se aprecian también en la mesa, en forma de platos típicos a base de carne o pescado que suelen acompañarse con verduras de temporada. ¿Conocéis el Ciorba? Esta densa sopa de judías es un imprescindible de la gastronomía de Bucarest, y normalmente se sirve en una hogaza de pan. Y  no dejéis de lado los postres, porque el Papanasi, rosquilla de queso dulce y mermelada, es la mejor forma de acabar la comida al estilo rumano.

Bucarest de un vistazo

Población: 1,836 habitantes.

Tamaño: 228 kilómetros cuadrados de superficie.

Idioma: rumano.

Moneda: Leu rumano.

Share:

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*