A orillas del río Guadalquivir, Sevilla es un enclave estratégico y así lo ha ido demostrando a lo largo de su historia. Conocida por ser una ciudad alegre, con monumentos emblemáticos y reconocidos por todo el mundo, así como flamenco y tradición que se puede respirar en cada una de sus calles. ¡Viajar hasta Sevilla es una maravilla!

La ciudad os recibirá con una amplia oferta turística que podéis comenzar a conocer en nuestra guía, donde encontraréis la información necesaria sobre Sevilla para planificar vuestro viaje a la capital hispalense. Además, vuestro paladar os agradecerá esta visita, pues las tapas hacen de las delicias de todos los que la visitan.

Un poco de historia

Al igual que sus vecinas Granada o Córdoba, Sevilla es fruto de un crisol de culturas que han ido edificando una de las ciudades más importantes de España. Fenicios, griegos, cartagineses, visigodos, musulmanes y cristianos fueron los responsables de elaborar la historia de la ciudad desde su fundación por el mismísimo Hércules (o por los turdetanos, según la versión más verosímil).

Catedral de Sevilla desde el Patio de Banderas

A pesar de que durante la ocupación musulmana la ciudad dependía del poder de Córdoba, durante el dominio Almohade Sevilla alcanzó su máximo esplendor, continuando a lo largo de los siglos venideros con el reinado de Fernando III el Santo, la gran edificación que vivió en el siglo XVI o la instalación en 1728 de la Real Fábrica de Tabacos.

A día de hoy, Sevilla es capital de la Comunidad Autónoma de Andalucía, y la envidia de muchas otras ciudades, ya que está considerado como uno de los pilares fundamentales en el desarrollo de la economía española. Y una de las más bonitas, la verdad sea dicha.

¿Qué ver en Sevilla?

La Giralda y la Catedral

La Giralda es el monumento más emblemático de la ciudad hispalense. Edificada como el alminar de la mezquita almohade de Sevilla, hoy es el campanario de la Catedral. La Giralda cuenta con una altura de 101 metros y tal es su belleza arquitectónica que, cuando los musulmanes pidieron que la torre fuera derribada para que no cayera en manos cristianas.

La Giralda

Sin embargo, esta bella torre se conservó y es la Catedral de Sevilla la que se edificó sobre los restos de la antigua mezquita. Además de ser el templo gótico más grande del mundo, cuenta con un patrimonio artístico muy rico y variado que todo el mundo debería conocer, como el Retablo Mayor, la Tumba de Cristóbal Colón o el Patio de los Naranjos.

Real Alcázar de Sevilla

Declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, el Alcázar es un palacio fortificado que os sorprenderá a cada paso que deis. El Patio de las Doncellas, los Salones de Carlos V, el Patrio del Yeso, el Patio de las Muñecas, la antigua Casa de la Contratación o los jardines del Alcázar son algunos de las instalaciones que convierten al Real Alcázar de Sevilla en un lugar perfecto para perderse, y enamorarse.

Plaza de España y el Parque de María Luisa

A pesar de que ya hemos dejado claro que la Giralda es el emblema por excelencia de Sevilla, la Plaza de España compite duramente por alcanzar este puesto. Millones de visitantes dan fe de ello, pues esta obra monumental construida para la Exposición Iberoamericana de 1929 se ha convertido en un espacio único.

Plaza de España de Sevilla

La Plaza se ubica en el Parque de María Luisa, el principal pulmón verde de Sevilla. Presidida por un gran edificio central en forma de elipse y enmarcado por dos torres de estilo barroco, se encuentra rodeada por 48 bancos decorados de azulejos que conmemoran diferentes capítulos de la historia de España. No podemos olvidar el canal que cruza la plaza por el que se puede pasear en barca, o cruzarlo por sus majestuosos puentes.

Archivo de Indias

Después de que se descubriera América, los comerciantes se habituaron a realizar sus negocios en la zona de la Catedral. Hasta que se construyera el Archivo de Indias por encargo del rey Felipe II y así se reuniera en un espacio determinado toda la documentación sobre la administración de las colonias españolas.

Interior del Archivo de Indias

Este edificio no solo es historia, si no que, como todo en Sevilla, la belleza de su arquitectura está presente en este edifico, compuesto por un patio central rodeado por dos grandes naves cuadrangulares.

Feria de Sevilla

Si tenéis la oportunidad de estar en Sevilla en abril, vivirás todo un festival de color, alegría, luz y trajes de flamenca acompañados de espectáculos de caballos y farolillos de colores. El folclore andaluz en su punto álgido.

La Feria de Sevilla es uno de los eventos más esperados por sus habitantes, ya que durante una semana los sevillanos se dedican a disfrutar de la música, la comida, los amigos y la familia. Por esta razón, es en este momento cuando podéis escuchar el mejor flamenco, probar los platos más típicos de Sevilla o, si sois aficionados al mundo del toreo, disfrutar de las figuras más importantes en la Plaza de Toros de la Maestranza.

Mujeres con el traje de flamenca

Saboreando Sevilla

Vayáis por donde vayáis en Sevilla, no comeréis mal. En la ciudad es típico comer “de tapas”, por lo que es habitual encontrar bares con tapas y menús en prácticamente cualquier rincón de la ciudad. La pringá, el gazpacho, el rabo de toro o las espinacas con garbanzos son algunos de los platos que no podéis dejar de probar. Para ello, ¿qué os parece si realizamos un tour de tapas y flamenco?

Share:

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*