Selecciona tu idioma

Qué ver en Verona
Europa

Qué ver en Verona

La ciudad que inspiró al célebre dramaturgo William Shakespeare para ambientar su obra Romeo y Julieta es, sin duda, una de las localidades más bonitas de Italia. No en vano millones de enamorados visitan este lugar año tras año. ¿Queréis ser los siguientes en recorrer su bonitas calles pero no sabéis por dónde empezar? Civitatis os desvela qué ver en Verona, un poco de su historia y algunos de los platos más típicos de su gastronomía. ¡Tomad nota!

Un poco de historia

Panorámica del río y la ciudad de Vernoa con una joven sentada viendo los edificios de la ciudad.
Panorámica de la ciudad de Verona y el río Adigio.

Ubicada en la provincia italiana de Véneto, el casco antiguo de Verona ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Monumentos de tiempos antiquísimos con miles de años de historia, vínculos con Napoléon y señores que se convirtieron en grandes mecenas conforman la herencia de esta ciudad.

Cabe destacar que Verona era el nexo de unión de cuatro de las principales calzadas del Antiguo Imperio Romano: la vía Gallica, la vía Augusta, el Vicum Veronensium y la vía Postumia. De hecho, dado esta posición privilegiada, era uno de los lugares de descanso preferidos del mismísimo Julio César.

A una época gloriosa entre los siglos XIII y XIV le siguió una dominación por parte de la República de Venecia. Pero no será la única vez que la ciudad cambió de ‘manos’. ¡También llegó a estar ocupada por Napoleón el año 1797! Pese al levantamiento de la ciudadanía y la expulsión de los franceses, Verona se sometió a los austriacos. Habría que esperar hasta finales del siglo XIX para que estas tierras formaran parte oficialmente del Reino de Italia.

De todos estos fascinantes capítulos históricos ha quedado un imponente legado monumental que asombra a todos sus visitantes.

Arena de Verona, un increíble anfiteatro romano

Vista del anfiteatro romano, Arena de Verona, en una plaza de calzada empedrada.
Arena de Verona, uno de los monumentos más bonitos de la ciudad.

¡Hasta 30.000 espectadores era capaz de acoger la Arena de Verona! ¿Sabíais que sus dimensiones lo convierten en uno de los anfiteatros romanos más grandes de Italia? Solo es superado por el Coliseo de Roma y el anfiteatro de Capua.

Como curiosidad, el monumento estuvo a punto de caer en el olvido tras un terrible terremoto ocurrido en el año 1117. Sin embargo, obras de restauración iniciadas en el Renacimiento han permitido que llegue a nuestro días. ¡Una auténtica joya!

La casa de Julieta, un imprescindible que ver en Verona

Fachada de la casa de Julieta en Verona con una escultura en primer plano.
La casa de Julieta es una de las atracciones turísticas más famosas de Verona.

Verona es sinónimo de Romeo y Julieta. La célebre tragedia de Shakespeare ha convertido a esta ciudad en un rincón perfecto para una escapada de enamorados. Y, aunque la obra teatral no acababa precisamente con un «y comieron perdices», la historia de amor de sus dos protagonistas es sin duda todo un referente.

¿No sabéis qué ver en Verona? La casa de Julieta Capuleto es un imprescindible. Cerca de la plaza de las Hierbas se encuentra este edificio del siglo XII y que perteneció a una familia de apellido dal Capello. Dada la similitud semántica, se cree que aquí transcurre la historia del dramaturgo inglés. Sin embargo, el famoso balcón del suicidio de Romeo no se construyó hasta el siglo XX. Sospechoso, ¿verdad? Podéis descubrir todo en el free tour por Verona.

Castelvecchio, el castillo de Verona

Castelvecchio, el castillo de Verona, frente al río y un puente de piedra.
Castelvecchio, el castillo de Verona.

Otro de los monumentos imprescindibles que ver en Verona es el castillo, conocido como Castelvecchio. Sin duda, el edificio medieval más espectacular de Verona. Visitando esta fortaleza conoceréis todo del linaje de los Scaligeri, la familia señorial que dominó esta ciudad entre los siglos XIII y XIV. De hecho, el bastión fue levantado por orden de Cangrande II della Scala con el objetivo de defender la ciudad.

Iglesia de Santa María Antica, el ‘hogar’ de los Scaligeri

Vista de la iglesia de Santa María Antica, en Verona, a través de unas verjas.
Iglesia de Santa María Antica, donde reposan los restos mortales de la familia Scaligere.

Y seguimos con los señores della Scala. En los terrenos de la iglesia de Santa María Antica descubriréis un camposanto privado en el que reposan los restos mortales de esta familia. Los monumentos fúnebres, de estilo gótico, llaman la atención por su gran variedad de esculturas y ornamentos. ¡Una auténtica obra de arte que ver en Verona!

Catedral de Verona, el principal templo de la ciudad

Fachada de la catedral de Verona con el cielo despejado al fondo.
Fachada de la catedral de Verona.

Como en la mayoría de ciudades católicas, en Verona se alza una hermosa catedral que merece la pena ser conocida. Levantada en honor a Santa María Matricolare, al igual que el Arena de Verona, fue seriamente afectada por el terremoto del siglo XII, motivo por el que ha vivido varias remodelaciones.

En el interior del templo destaca la bóveda pintada que recuerda al Panteón de Agripa de Roma. ¡Os cautivará!

La piazza delle Erbe, una de las plazas más bonitas de Verona

El palacio Maffei y la torre del Gardello con una columna coronada con un león frente a ellos.
El palacio Maffei y la torre del Gardello, dos monumentos históricos en la piazza delle Erbe.

El palacio Maffei con su exquisita decoración barroca, la torre del Gardello con uno de los relojes mecánicos más antiguos de Europa, la Casa de los Mercaderes y su solemne fachada enladrillada, la fuente de la Madonna Verona… Son solo algunos de los monumentos que encontraréis en la piazza delle Erbe. ¡Un auténtico museo al aire libre!

Además, en este mismo punto se encuentra la Torre de los Lamberti, la más alta de la ciudad con 84 metros de altura. ¡Una de las mejores vistas que ver en Verona!

Comer en Verona

Pandoro, uno de los dulces más típicos de Verona, sobre un plato y un mantel rojos y con unas copas con piñas dentro al fondo.
Pandoro, uno de los dulces más típicos de Verona.

Si hay un producto que se ha hecho famoso de la gastronomía de esta ciudad, ese es el pandoro. Este dulce típicamente navideño fue creado en estas tierras allá por el siglo XIX. ¿Sabíais que su nombre proviene de ‘pan de oro’? No dudéis en visitar uno de los muchos restaurantes de Verona especializados en este bizcocho espolvoreado con azúcar glas. ¡Pura delicia!

¿Sois más de salado? ¡Ningún problema! Otro de los platos exquisitos que comer en Verona es el risotto. ¡Hay de muchas variedades!

Información de Verona

Población: 257.943 habitantes.
Tamaño: 206 kilómetros cuadrados.
Idioma: italiano.
Moneda: euro.

Más en

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *