Europa

Los mejores cruceros fluviales de Europa

El Danubio, el Rin, el Duero, el Sena, el Moldava… La historia del Viejo Continente es la historia de grandes ríos. Navegar por el interior de Europa recorriendo estas “autopistas fluviales” permite contemplar los paisajes continentales desde otro punto de vista. En Civitatis te proponemos esta semana una selección de cruceros y paseos en barco por los ríos más importantes de Portugal, República Checa, Alemania, Hungría y Francia. ¿Nos acompañas en la travesía?

Puentes con historia sobre el Duero

Además de numerosos lazos históricos y culturales, España y Portugal también comparten ríos. Uno de ellos es el Duero, cuyas aguas desembocan en el Atlántico a la altura de Oporto. Esta bella ciudad lusa cuenta con varios puentes que se han convertido en algo más que una pasarela para cruzar de una orilla a otra. El de Don Luis I es el más conocido de todos, pero no es el único.

Puente de Don Luis I, famosa pasarela que cruza el Duero en Oporto

Podéis navegar por el tramo final del Duero y descubrir su historia con este crucero de los seis puentes por Oporto.

La magia del Moldava

Si hay una ciudad centroeuropea donde la magia y el misterio cobran especial protagonismo esa es sin duda Praga. La capital checa fue considerada durante años “la ciudad de los alquimistas”. Las leyendas sobre estos personajes guardan una gran relación con el Moldava, el río donde muchas veces vertían sus pócimas para no ser descubiertos por aquellos que perseguían las artes oscuras.

Crucero por el río Moldava a su paso por Praga

Con este crucero por Praga no sólo conoceréis el pasado del río Moldava, sino que también contemplaréis lugares tan emblemáticos de la ciudad como el famoso Puente de Carlos.

El Dunubio, rey de Europa Central

El Danubio, uno de los ríos más largos del Viejo Continente, ha sido testigo a lo largo de la historia de los enfrentamientos entre el Imperio Romano y los bárbaros, de la expansión de los regímenes feudales, de la reforma protestante, del auge y posterior caída del Imperio Austro-Húngaro o del horror de las guerras civiles que asolaron los Balcanes en los años 90 del siglo XX. Ciudades como Viena, Bratislava, Budapest o Belgrado no pueden entenderse sin el Danubio.

Navegando por el Danubio junto al Parlamento de Hungría

En el caso de la capital húngara, podéis disfrutar de un paseo en barco por Budapest y contemplar los bellos monumentos que se encuentran a orillas del Danubio, como el Parlamento de Hungría.

Surcando las aguas del río Meno

Alemania es un país que también está muy vinculado a grandes ríos: el Rín, el Elba, el propio Danubio… En el caso de Frankfurt, la “carretera fluvial” de esta importante ciudad germana es el Meno. Este río constituye un gran eje comercial y de comunicaciones por el que se transportan diariamente una gran cantidad de mercancías. Sin embargo, el Meno no solo es un lugar estratégico para el comercio, sino que también permite contemplar la ciudad desde un punto de vista diferente.

Surcando las aguas del río Meno en Frankfurt

El paseo en barco por Frankfurt os permitirá conocer ambas orillas del Meno en una agradable travesía.

Arte e historia a orillas del Sena

Los museos de Orsay y el Louvre, la catedral de Notre-Dame, la Torre Eiffel y otros muchos lugares emblemáticos de París tienen en común su cercanía al Sena. Este río se ha convertido en otra atracción turística más de la capital francesa, pues en su ribera se puede disfrutar del arte, la historia y la cultura en general como en ningún otro sitio.

Navegando por el Sena junto a la catedral de Notre-Dame de París

Con este paseo en barco por el Sena divisaréis los monumentos más famosos que se encuentran próximos a sus orillas.

 

Share:

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*